FANDOM


Animal extinto
Quetzalcoatlus northropi
Quetzalcoatlus2
Largo aprox. 6 metros
Altura aprox. 5,5 metros
Envergadura aprox. 12 metros
Peso aprox. 150 kg
Alimentación Carnívoro
Era(s) Hace entre 68 y 65,5 millones de años, en el Cretácico
Significado del nombre Serpiente emplumada
Destacados Gran tamaño, cabeza grande y cuello largo
Descubierto por Lawson
Año de Descubrimiento 1975
Especies Quetzalcoatlus norhtropi

Quetzalcoatlus sp.

Quetzalcoatlus 3
El Quetzalcoatlus por mucho tiempo se ha considerado la mayor criatura que jamás surcó los cielos, pero descubrimientos recientes afirman que hay un animal mayor, el Hatzegopteryx, llamado así por la deidad azteca de Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, era un género de pterosaurios.

Características Editar

Quetzalcoatlus sp
Vivía en zonas interiores con lagos, pues para complementar su dieta necesitaba pescado. Este animal se alimentaba de los restos de dinosaurios muertos, pues no podía matarlos él, a veces se daban un festín con las crías de dinosaurios como el Tyrannosaurus o el Triceratops. Con el estómago lleno, le era muy difícil elevarse, pues necesitaría más energía. También atacaba a los pájaros, casi siempre sin resultado, y esto es debido a que en su época (hace entre 68 y 65 millones de años) los pterosaurios estaban al borde de la extinción, esto es porque las aves, con alas de plumas más fuertes que una membrana podían internarse en los bosques y volar sin tener que aprovechar las corrientes de aire. Tenía un pico muy largo que le servía para coger a los pequeños animales del suelo y luego tragárselos. Tenía los huesos del cuello soldados y un cráneo de 1,2 metros. Tenía unas patas traseras muy cortas.
Quetzalcoatlus cazando

Los Quetzalcoatlus se alimentaban de crías de dinosaurio

AlasEditar

Este animal era muy pesado (como unos 150 kg, cerca del límite máximo para el vuelo), así que tenía unas alas mucho más extensas en comparación al cuerpo que las aves, corrientes de aire cálido, y para ayudarlo aún más a volar, tenía los huesos huecos. Como en todos los pterosaurios, las alas del Quetzlcoatlus estaban formadas por una prolongación del cuarto dedo, que sujetaba la membrana. Al desplazarse por tierra, el Quetzalcoatlus apoyaba casi todo su peso sobre las patas traseras, y para mantener el equilibrio utilizaba sus manos, que podían articularse hacia atrás, es decir, cuando se apoyaba movía el dedo que formaba el ala hacia atrás, plegándola.

SentidosEditar

El ojo era enorme, de 10 cm de diámetro, y poseía 100.000 nervios ópticos, lo que le daba una agudeza visual 4 veces mejor que la de un humano, además el Quetzalcoatlus podía ver en ultravioleta, se sabe que la orina refleja este tipo de luz, de forma que esta luz reflejada llegaba a los ojos del Quetzalcoatlus y le permitían localizar más fácilmente a sus presas.

Comportamiento Editar

El Quetzalcoatlus era un animal poco agresivo, si se enzarzaba en una pelea contra un individuo de otra especie, intentaba huir, pero en su caso, era una ardua tarea. Tenían una cresta sobre el hocico con la forma de medio plato, que era usada por los machos para atraer a las hembras, las cuales no tenían. Tras poner los huevos, las hembras los abandonaban a su suerte, de este modo menos llegaban a adultos, pero la hembra tenía tiempo de poner más huevos. Anidaban en acantilados y al pricipio las crías se alimentaban de peces.

EtimologíaEditar

La etimología es la ciencia que estudia el nombre de las cosas. La etimología, es decir, el nombre del género Quetzalcoatlus proviene de un dios de la mitología mesoamericana, Quetzalcoatl; cuyo nombre significa serpiente emplumada. Este nombre no es muy adecuado, ya que no parecía una serpiente y no tenía plumas, aunque como demuestran algunos pterosaurios como Sordes, muchos pterosaurios tenían una capa de "pelo" llamado picnofibras.

DescubrimientoEditar

Esqueleto de Quetzalcoatlus

Esqueleto de Quetzalcoatlus

Sus primeros huesos fósiles se descubrieron en 1.971 y provocaron gran expectación. ¿Cómo podía volar un animal tan grande? ¿Cómo vivía? ¿Y por qué murió? Douglas Lawson encontró el primer hueso en las rocas del Cretácico del parque Big Bend, en Texas, EE.UU. Cuando llueve allí, la blanda roca de disgrega dejando al descubierto muchos fósiles. Lawson se fijó en unos trozos de hueso que descendían por el frente de un acantilado. Los siguió hasta arriba y encontró un hueso fósil de 1 metro de longitud que sobresalía de la roca. Extrajo una parte y se lo llevó a su profesor. Wann Langston, el profesor de Lawson en la Universidad de Texas, comprendió que el hueso pertenecía a un reptil volador, un pterosaurio. Era hueco y de paredes finas, y por lo tanto muy ligero, pero su tamaño resultaba increíble. Tomando como proporción el hueso del ala, Langston calculó que la envergadura de este animal era de unos 15 metros. Él y Lawson se apresuraron a regresar al yacimiento, esperando desenterrar el resto de este monstruo volador. Encontraron otras partes del ala, pero poco más. El enorme animal fue llamado Quetzalcoatlus. Langston inspeccionó el yacimiento durante años y encontró muchos fósiles parecidos, pero más pequeños, quizá de crías o de una especie menor.

Extinción Editar

Este animal se extinguió por culpa de las lluvias de fuego del impacto, que, a pesar de que sobrevivieron, sus miembros quedaron dañados que no podían volar, y los huevos eran devorados por los mamíferos, ningún Quetzalcoatlus sobrevivió a los primeros diez años tras el impacto.

Paleobiología Editar

Quetzalcoatlus fue abundante en Texas durante el Lanciano en una fauna dominada por Alamosaurus. La asociación Alamosaurus-Quetzalcoatlus probablemente representa planicies semiáridas interiores.Quetzalcoatlus tenía precursores en Norteamérica y su aparente surgimiento y expansión pueden representar la extensión de su hábitat preferido más que un evento de inmigración, como algunos expertos han sugerido.

Alimentación Editar

Ha habido un número de distintas ideas propuestas acerca del estilo de vida de Quetzalcoatlus. Debido a que el área del sitio fósil estaba a cuatrocientos kilómetros de la costa más cercana de la época y no había indicaciones de grandes ríos o lagos profundos cerca del final del Cretácico, Lawson en 1975 rechazó un estilo de vida piscívoro, sugiriendo en cambio que Quetzalcoatlus era un carroñero como el moderno marabú, alimentándose de los cadáveres de saurópodos titanosaurianos como Alamosaurus. Lawson halló restos del pterosaurio gigante mientras buscaba huesos de este dinosaurio, el cual formaba una parte importante de su ecosistema.

En 1996, Thomas Lehman y Langston descartaron la hipótesis del carroñero, señalando que la mandíbula inferior se inclinaba tan fuertemente hacia abajo que, aún cuando se cerrara completamente quedaba un espacio de más de cinco centímetros entre ésta y la mandíbula superior, muy distinto de los picos ganchudos de las aves carroñeras especializadas. Ellos sugirieron que con sus largasvértebras del cuello y largas mandíbulas desdentadas Quetzalcoatlus se alimentaba como los actuales rayadores, atrapando peces en vuelo mientras surcaba las olas con su pico. Aunque este estilo de pesca se volvió ampliamente aceptado, no fue sujeto a la investigación científica hasta 2007 cuando un estudio mostró que para los grandes pterosaurios no había un método viable debido a que los costos energéticos serían muy altos debido al excesivo arrastre. En 2008 los investigadores de pterosaurios Mark Paul Witton y Darren Naish publicaron un examen de posibles hábitos de alimentación y ecología de los azdárquidos. Witton y Naish notaron que muchos restos de azdárquidos son hallados en depósitos continentales alejados de los mares u otros grandes cuerpos de agua requeridos para pescar. Adicionalmente, la anatomía del pico, mandíbula y cuello son distintos de cualquier animal que pesque en pleno vuelo. Por lo tanto, ellos concluyeron que los azdárquidos eran probablemente depredadores terrestres, similares a las modernas cigüeñas, y probablemente cazaba pequeños vertebrados sobre tierra o en pequeños arroyos. Aunque Quetzalcoatlus, como otros pterosaurios, era un cuadrúpedo cuando estaba en tierra, Quetzalcoatlus y otros azdárquidos tenían extremidades con proporciones similares a las de los modernos mamíferos ungulados corredores que sus parientes menores, implicando que estaban adaptados de manera única a una vida más terrestre.

Vuelo Editar

La naturaleza del vuelo en Quetzalcoatlus y otros azdárquidos gigantes es pobremente entendida. Su método de vuelo depende mayormente de su peso, el cual ha sido controversial, con masas muy diferentes indicadas por distintos científicos. Algunos investigadores han sugerido que estos animales empleaban un vuelo lento planeando, mientras otros han concluido que su vuelo era rápido y dinámico En 2010, Donald Henderson afirmó que la masa de Q. northropi había sido subestimada, incluso en las mayores estimaciones, y que era demasiado grande como para haber logrado el vuelo propulsado. Henderson señaló que pudo haber sido un pterosaurio no volador.

Paul MacCready llevó a cabo un experimento aerodinámico para examinar el vuelo de Quetzalcoatlus en 1986. Él construyó un modelo de máquina voladora u ornitóptero con una computadora sencilla sirviendo de autopiloto. El modelo voló exitosamente con una combinación de planeos y aleteos de las alas; sin embargo, el modelo estaba a la mitad del tamaño del animal real y se basaba en la antigua estimación de peso de cerca de 80 kilogramos, mucho menor que las más modernas estimaciones de cerca de 200 kilogramos.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar